La Virgen del Pilar

por Silvana Scarpino
Comunicación presentada al IV Encuentro Mariano
Córdoba, 7 y 14 de junio de 2016


Pequeña figura de la Virgen
Afianzada en el Pilar,
Que en su aparición milagrosa,
Nos dejó como señal.

Humilde y plena de belleza,
Por encima de humanas ligerezas,
Muestras en alto sus maternidades
Columna enhiesta de fidelidades.

“El Señor me ha coronado,
sobre la columna me ha exaltado”.


Dice la tradición ya plasmada en antiguos documentos del siglo XIII que se conservan en la Catedral de Zaragoza –España-, que inmediatamente a la Ascensión de Jesucristo, cuando los apóstoles fortalecidos e impulsados por el Espíritu Santo que les había sido dado predicaban el Evangelio, el Apóstol Santiago “El Mayor” –hermano de San Juan e hijo de Zebedeo-, lo hacía en España; tierra que aún no habían recibido la Palabra y se encontraba atada al paganismo.

Santiago obtuvo la bendición de la Santísima Virgen para su misión y en la noche del 2 de enero del año 40, encontrándose con sus discípulos junto al Río Ebro “... Oyó voces de ángeles que cantaban Ave, María, gratia plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol ...”.  La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que construyese allí una iglesia en torno al pilar dónde estaba de pie y prometió que “... Permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos ...” intercediendo por aquellos que en sus necesidades, imploren su patrocinio.
Nuestra Señora desapareció y quedó el pilar.  El Apóstol Santiago y los suyos comenzaron a edificar la iglesia, consagrándola bajo el título de Santa María del Pilar.  Esta fue la primera iglesia dedicada en honor a la Virgen Santísima.

El Papa Clemente XII señaló la fecha del 12 de octubre para la festividad particular de la Virgen del Pilar, pero ya desde siglos antes se celebraba en España y pueblos sujetos al rey católico, la gracia de haber tenido a la Madre de Dios en su región, cuando todavía vivía en cuerpo mortal.


Historia de la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar

Enclavada en la céntrica esquina de Av.  Maipú y Emilio Olmos, su construcción data de 1.738 cuando sus primitivas obras dieron comienzo gracias a la acción benéfica de Doña Jacinta Sobradiel y Doña Gregoria Sobradiel, fieles devotas de la Virgen del Pilar;  continuando con dicho emprendimiento el Sargento Fernando Fabro en el año 1.767 hasta su finalización.

Tres elementos característicos la enmarcaron desde su comienzo:  los materiales con los que fue construida, la caridad que se prodigó y los amigos que se recogió, y es así como desde el año 1.772 fue asiento de la “Santa Hermandad del Pilar” ó “Hermandad de la Caridad”, encargada de asistir a los condenados a muerte, auxiliar a los pobres y enfermos y darles cristiana sepultura, motivo por el cual fue más conocida como la “Sociedad de los Verdugos” asentada entonces, en ese sitio de arrabal y cementerio antiguo.-
Su restauración es del siglo pasado y la remodelación de la Av. Maipú, obligó a la demolición del petril de altos pilares y rejas de hierro que le quitaron a su frente todo espacio de recato.  Su fachada es de estilo clásico con sencillas columnatas jónicas.  Se puede acceder al templo por Av.  Olmos a través de una antigua puerta tallada que fuera del Monasterio de Las Catalinas, atesorándose en su interior una espectacular pila bautismal reubicada junto al altar mayor.



No hay comentarios: