Tres mensajes en Roma que anunciaron el nacimiento del Salvador

Hay por lo menos tres conexiones interesantes entre el nacimiento de Cristo y Roma:
una, es la profecía de la Sibila del nacimiento del niño hebreo
otra, es la aparición de María al emperador con ese niño;
y otra, la fuente de aceite que brotó en el barrio de los judíos.



La profecía de la Sibila

Antoine Caron (s XVI): Augusto y la Sibila Tiburtina 

El reinado romano de César Augusto fue una era de paz, prosperidad y felicidad. Augusto tomó un censo imperial durante esta era de paz, momento en que cerró el templo de Jano, por tercera vez, a los cuarenta años de su reinado.La tradición sostiene que César Augusto recibió la información del oráculo de la Sibila Tiburtina de que un niño hebreo haría silenciar todos los oráculos de los dioses romanos. El Príncipe de la Paz nacería en este paréntesis histórico de paz.
San Beda el Venerable escribió que “un amante de la paz  iba a nacer en el momento del silencio más profundo. Y no podía haber ningún indicio más claro de la paz, que  un censo en todo el mundo. Augusto reinó en el momento del nacimiento de Cristo por una docena de años en la mayor paz."



La aparición a César Augusto

Interior de la Basílica de Santa María en Aracoeli

La tradición también registra que la Santísima Virgen María con el Niño Jesús en sus brazos, apareció a César Augusto en la colina de Capital. Augusto reconoció que esta visión correspondía a la Profecía sobre el niño hebreo.
En respuesta a esta aparición Augusto edificó un altar en el Capitolio en honor de este Niño con el título Ara Primogeniti Dei, que significa “Altar del Primogénito de Dios.”
Más de trescientos años después, el emperador cristiano Constantino el Grande construyó una iglesia en este lugar, que se llama Basílica Sanctae Mariae de Ara Coeli, y significa “Basílica de Santa María del Altar del Cielo”. 
Si se visita la iglesia hoy, se puede observar murales de César Augusto y la Sibila Tiburtina pintados a ambos lados del arco sobre el altar mayor, que recuerdan el oráculo.
En el siglo XV, esta iglesia se hizo famosa por la estatua del Niño Jesús tallado en madera de olivo tomada del Jardín de Getsemaní. 


La fuente de aceite


Mientras tanto, en una taberna del barrio judío de Roma- al oeste del río Tíber  el día del nacimiento de Cristo brotó de la tierra una fuente de aceite .Ésto no podía significar otra cosa que el Mesías había nacido por fin, desde que Mesías o Cristo significan “ungido.” El emperador Septimio Severo, quien reinó desde el año 193 a 211, concedió el solar a los cristianos. En el año 220, el Papa Calixto I hizo contruir una  iglesia que,  reconstruida varias veces, subsiste hasta hoy:  Santa María in Trastevere 

El cinturón de la Virgen

Un envío gentileza del P. Rodrigo L.


El Papa Francisco en la catedral de Prato
ante el cinto que, según la leyenda, entregó la Virgen a Santo Tomás


El Papa Francisco, en su paso rápido el martes 10 de noviembre por la ciudad italiana de Prado, a unos 15 kilómetros de Florencia, no dejó de visitar y de mencionar una de las más peculiares reliquias atribuidas a la Virgen: un cinturón o cíngulo que se guarda en la catedral, llamado en Italia "Sacra Cintola" o "Sacro Cingolo".

Para muchos esta reliquia tiene una especial ligazón con el dogma de la Asunción, que enseña que el cuerpo de María no se desintegró ni pueden encontrarse reliquias de sus partes corporales, puesto que su cuerpo -y no sólo su alma- entró en el Cielo. (La Iglesia latina da libertad sobre la cuestión de si la Virgen María murió o sólo quedó dormida antes de entrar en cuerpo y alma en el Cielo la Iglesia, y el tema fue motivo de agrias polémicas, poco edificantes, durante siglos).





La relación con la Asunción viene de la tradición de que la Virgen entregó este cinto, el que llevaba en el momento de su Asunción, al Apóstol Tomás, el de fe titubeante, en una aparición tres días después de ser asunta al Cielo.



La Asunción según relata Juan Damasceno

San Juan Damasceno, en el siglo VIII, explica una de las versiones de la Asunción: los apóstoles vieron a la Virgen morir (o dormir, según la versión) y la depositaron en una tumba en el jardín de Getsemaní. Tres días después llegó Tomás, que quiso venerar el cuerpo, pidió que le ayudaran a abrir la tumba, y dentro descubrieron que no había cuerpo, sólo un olor dulce.
  
Hay versiones con más "efectos especiales". En una los apóstoles creyeron en la Asunción porque oyeron música angélica, excepto Tomás, que estaba ausente, y sólo creyó tres días después cuando se apareció la Virgen ya asunta sobre la tumba y le dio su cinto -símbolo de cuerda que nos ata al cielo- para que creyese. Otras versiones dicen que en esta ocasión Tomás ya creía y la Virgen se apareció y le dio el cinto como premio y consuelo a él, que había dudado de Cristo.

La leyenda en Italia asegura que este cinto de lana fina de cabra, de color verdoso, 87 centímetros de largo y con hilos de oro, llegó de Tierra Santa a Prato de manos de un mercader y peregrino italiano que allí se había casado con la hija de un sacerdote de rito oriental que guardaba la reliquia. Cuando murió el mercader, la reliquia se donó a la catedral.



El Sacro Cingolo de Prato en manos de San Juan Pablo II en 1986

En el siglo XIV se construyó la capilla dedicada a su veneración. Con los años, el motivo artístico dedicado a la "Sacra Cintola" o "Sacro Cingolo" generó obras maestras del arte espiritual, siempre reforzando la idea del cinto como protección y a la vez como cuerda para ascender a lo divino. Hay que tener en cuenta que se trataría de un objeto físico que estuvo, según se puede interpretar en la leyenda, con la Virgen en el Cielo.

En el s. XVIII un obispo dado a los excesos ilustrados intentó desmantelar la capilla del Cinto y reducir o eliminar la devoción a las reliquias. El pueblo se enfureció, organizó una revuelta y destruyó distintos elementos ligados al oficio del obispo en la catedral (púlpito, etc...). Las tropas civiles pusieron orden pero quedó clara la devoción de los habitantes de Prado a su reliquia.

Esta reliquia se muestra 5 veces al año:

- en Pascua (marzo-abril)
- en la Asunción (15 de agosto)
- la Natividad de María (8 de septiembre)
- Navidad (25 de diciembre)
- el 1 de mayo, mes de la Virgen

Hay otros lugares que aseguran tener reliquias del cinto de la Virgen, aunque no necesariamente reclaman que sean posteriores a la Asunción. Al contrario de las controversias sobre el cráneo de tal o cual apóstol (un apóstol sólo puede tener un cráneo) no es absurdo que la Virgen usara distintos cintos en distintos momentos de la vida, aunque es evidente que las reliquias que más se guardan y valoran son las ligadas al momento de la muerte del santo.

Entre los lugares que reclaman tener un cinto de la Virgen está la catedral de Tortosa (España), que celebra la fista de la Santa Cinta cada 25 de marzo (www.lasantacinta.com). Sus cofrades se remontan al siglo XII, como en Prato, para reivindicar la presencia de la reliquia en la ciudad, y muchas mujeres en la zona se llaman "Cinta" por esta devoción.

Otros posibles cintos de la Virgen se guardarían en:

- la Basilica de Santa Maria de Chalcoprateia en Constantinopla
- La iglesia de Santa Maria Soonoro, ortodoxa siríaca, en Homs (Siria)
- el monasterio de Troodissa en Platrès, Limassol sobre Montes Troodos, en Chipre
- el Monasterio de Vatopedi en el Monte Athos, Grecia (es el cinturón que suele exhibirse en tiempos recientes en Moscú y otras grandes ciudades ortodoxas).
- la Colegiata de Nuestra Señora de Le Puy-Notre-Dame nel Maine e Loira (Francia)
- la Colegiata en Quintin en Côtes-d´Armor (Bretaña)
- la abadía de Bruton en Somerset, Inglaterra



María libra de las opresiones

En Prato, el Papa Francisco, antes de dirigirse a Florencia, habló a la multitud reunida recordando el significado de la reliquia mariana. También oró ante la reliquia en la catedral.


"María, en un silencio activo, transformó el sábado de la desilusión en el alba de la resurrección", predicó. E invitó que si alguien "se siente oprimido por las circunstancias de la vida se confíe a María, que es nuestra madre que nos anima a poner confianza en Dios". Porque "su hijo no traicionará nuestras expectativas y sembrará en nuestros corazones una esperanza que no desilusiona". 

Misterios del Rosario, misterios de la vida

por Fray Manuel Ángel Martínez, O.P. 



Numerosas publicaciones nos hablan de las múltiples cualidades que encierra el Rosario como oración cristiana: es escuela de fe y oración, porque nos enseña a creer y a rezar; es una plegaria que favorece la conversación amistosa con Dios; nos introduce en la contemplación de los misterios de nuestra salvación; nos ayuda a reposar nuestra imaginación, y, a veces, también nuestro cuerpo; es una lectura del Evangelio en clave mariana; es «el resumen del Evangelio» (León XIII); es «el credo hecho oración» (Newman)… 
Muchos cristianos han afrontado las mayores dificultades de su vida recurriendo a esta sencilla oración; otros han entrado en la muerte pasando entre sus dedos las cuentas de un rosario y murmurando el Padrenuestro, el Avemaría o el Gloria. 

Por la repetición incesante de las mismas fórmulas, gravita sobre esta oración el peligro de la monotonía. Lo mismo ocurre con las demás cosas de la vida (comer, trabajar,…); se vuelven monótonas cuando olvidamos  su objetivo(1) . La riqueza y novedad de cada Rosario bien rezado está, como en toda oración verdadera, en el encuentro inédito con Dios que se realiza. 

Hay dos interpretaciones encontradas de lo que debe ser el rezo del Rosario. Unos piensan que sin la meditación de los misterios de la vida de Cristo, el Rosario se convertiría en una oración estéril (Pablo VI). En cambio, otros estiman que la fuerza especial de esta oración está precisamente en el elemento que le falta, es  decir, en la ausencia del elemento intelectual. Tomas Spidlik (2) , partidario de esta segunda opinión, piensa que tal vez sea una equivocación el esfuerzo realizado por los libros que intentan suplir la carencia de este elemento intelectual mediante métodos artificiales, recomendando la meditación de sus «misterios» cada diez Avemarías. El Rosario es, según él, un modo de oración característico de la gente sencilla. En una de sus obras interpreta acertadamente la experiencia de muchos orantes con las siguientes palabras: 

«La gente sencilla reza de modo diferente. No se concentra en una cosa sino que trata de poner en relación con Dios todo lo que viene a la mente. Piensa en los familiares, los frutos del campo, la salud. Y a todos esos recuerdos se añade un Avemaría. Las 50 Avemarías del Rosario pueden servir para ir recordando todo lo que pesa en el corazón. Evidentemente ese tipo de oración exige sencillez. Quien la ha perdido no puede rezar el Rosario. Pero ha perdido más de lo que cree: el corazón sencillo está más cerca de Dios. Un fenómeno característico de nuestro tiempo es el entusiasmo de algunos por la práctica oriental de la «oración de Jesús». Sin duda, está bien saber pasar de los textos de la oración a las aplicaciones concretas en la vida. Pero es igualmente saludable pasar de la vida, de los problemas que preocupan a nuestras mentes, y unirlos, por medio de una oración sencilla del corazón».(3)

 No obstante, sería bueno conciliar ambas formas de entender el Rosario. Sin duda es posible unir en una misma oración lo que «pesa en el corazón» con el amor a Dios y el recuerdo de los misterios mayores de nuestra salvación, al tiempo que la recitación pausada del Padrenuestro y del Avemaría va creando un clima verdaderamente orante. Pues los misterios vividos por Jesús, y presenciados tan de cerca por su madre, están íntimamente ligados al misterio de nuestra vida por una especie de sintonía común. Como los misterios del Rosario, nuestra vida está marcada por la alegría, el sufrimiento y la esperanza en las mejores promesas de Dios para nuestro futuro. 

El Rosario nos inunda de gozo al invitarnos a meditar, en primer lugar, el misterio de la encarnación de nuestro Redentor. Éste es el acontecimiento fundamental de toda la historia de la salvación. Es, como dice J. Eyquem, un misterio que no se añade numéricamente a ningún otro, pero que está presente y activo en todos los demás, porque nos recuerda que Aquel que vive, muere y resucita es el Hijo de Dios que tomó nuestra 4 carne; gracias a la encarnación, el misterio pascual recibe su poder y su sentido (4). Teilhard de Chardin se expresaba de un modo semejante al decirnos que «el Rosario es un Avemaría dilatado, explicitado». Las palabras del ángel de la anunciación que forman parte del Avemaría nos recuerdan constantemente la alegre noticia de la preocupación de Dios por la humanidad que ha creado. Su preocupación le llevó a identificarse Jubileo Dominicano 2006-2016 Contemplación y Predicación 8 con nuestra humanidad, haciéndose uno de nosotros, para levantarnos de nuestra postración y comunicarnos la vida verdadera. La alegría que transmite este misterio está lejos de ser una alegría egoísta, cerrada sobre sí misma, ajena al dolor del prójimo. Es la alegría que tiene su origen en el acercamiento de Dios a la humanidad para traernos la paz, romper las ataduras de la esclavitud y sembrar la confianza. 

En la vida de Jesús hubo también sufrimiento y muerte; no se trata sólo del dolor que produce nuestra frágil naturaleza mortal, sino también del dolor de la incomprensión, del fracaso en la propia misión, de la traición de los amigos, del desprecio de aquellos por quienes entregó su vida, del dolor que produce la injusticia. Jesús tuvo que experimentar todo eso, a pesar de haber hecho de toda su vida una lucha contra el sufrimiento ajeno en todas sus manifestaciones: curando, consolando, perdonando, resucitando. La vida de todo ser humano está también marcada por el dolor físico y psíquico; por el dolor que uno sufre pasivamente, por el sufrimiento que uno causa en los demás y por el dolor que uno intenta aliviar en uno mismo y en el prójimo. Al recordar en el Rosario el sufrimiento de Jesús, nos sentimos profundamente interpelados y alentados por la fuerza del amor que le movió a atravesar ese calvario. Pero, además, desde lo alto de la cruz Jesús nos sigue invitando a ir a él para descargar en él todos nuestros agobios y sufrimientos, todas nuestras cruces. Jesús nos invita a comunicarle nuestro dolor porque quiere compartirlo con nosotros. 

La esperanza que impregna toda vida humana y la mantiene en tensión hacia el futuro, se convierte para el cristiano en esperanza de la resurrección. Saber que la muerte no tiene la última palabra sobre nuestra vida ni sobre la vida de aquellos a quienes queremos, nos hace vivir de otra manera. Nos abre a una esperanza ilimitada. Nos asegura que un día podremos encontrarnos cara a cara con el Dios que nos sostiene y al que ahora sólo podemos dirigirnos en la fe. Nos asegura la superación definitiva de nuestros límites, sufrimientos y pecados. La presencia del Espíritu de Jesús en nuestra vida mantiene viva esta esperanza; adelanta ya algo de lo que será el mundo futuro al hacernos experimentar el amor de Dios y al concedernos el amor con el que también nosotros podemos amar a Dios, a nuestro prójimo y a nosotros mismos. 

El Rosario nos lleva sin cesar de la oración a la vida y de la vida a la oración; convierte en oración toda nuestra vida, la hace más llevadera e introduce a Jesús y a María en ella. Por eso sigue siendo una práctica recomendable para todos los cristianos. 


(1) Cf. J. DELAMARE, «Priez avec le Rosaire», La Vie Spirituelle 98 (1958) 530. 
(2) Tomas Spidlik es profesor del Pontificio Instituto Oriental de Roma y uno de los mayores expertos mundiales de la espiritualidad del Oriente cristiano. 
( 3)Tomas SPIDLIK, El camino del Espíritu, Madrid 1998, pp. 141-142. 
(4)J. EYQUEM, «Rosaire», Encyclopédie Catholicisme, hier, aujourd'hui, demain, t. 13, Paris 1993, c. 108. 

El Rosario, una oración contemplativa

por Fr. Manuel Angel Mártinez

XLI Encuentro de Familia Dominicana: 
María : Contemplación y predicación de la Palabra
Caleruega (Burgos), 12 al 14 de julio  2013


¡Qué bonito autorregalo de los dominicos por su 800 aniversario!

por Juanjo Romero
Fuente: Infocatolica


Bernadette Carstensen:Santos dominicos


Qué cuadro tan bonito. Bonito en el sentido de me gusta y que cumple su función. El tema del arte cristiano como herramienta de evangelización, de amor de Dios, desde mediados del siglo XX está todavía por revisar.

Así que me alegro enormemente que la Provincia de los dominicos de San José (la de la costa este de Estados Unidos ‘hacia arriba’) se haya querido regalar por el 800 cumpleaños de la familia este estupendo cuadro encargado a Bernadette Carstensen. Una buena síntesis de la historia de la OP, de sus frutos de santidad. Yo habría coincidido en un porcentaje alto en la elección de los personajes, y quizá habría incluido el detalle del Rosario entregado a Santo Domingo.

¿Sois capaces de identificar a todos? 

Aquí la respuesta:



  1. Beato Jean Marie Joseph Lataste , apóstol de las prisiones
  2. San Francisco Coll Guitart,
  3. Beata Imelda Lambertini,
  4. Santa Zdislava de Lemberk 
  5. Beata Ingrid de Suecia,
  6. San Martín de Porres
  7. San Juan Macías
  8. San Luis María Grignion de Montfort
  9. Santa Rosa de Lima
  10. San Pedro Mártir
  11. Santo Tomás de Aquino
  12. Santo Domingo
  13. Santa Catalina de Siena
  14. San Alberto Magno
  15. Santa Margarita de Hungría
  16. San Vicente Ferrer
  17. San Pío V, papa
  18. Beato Antonio Neyrot
  19. San Luis Beltrán
  20. Beata Margarita d’ Castello
  21. Beato Juan Liccio
  22. Beata Emilia Biccheri
  23. Beato Pier Giorgio Frassati
  24. Beato Fra Angelico


El Señor quiera seguir regalándonos frutos a través de la Orden de Predicadores.

¿Queréis que toda vuestra familia se reencuentre en el cielo?


¿Queréis lograr esa sublime aspiración? ¿Queréis que no falte un solo miembro de vuestra familia en el cielo? Os voy a dar la fórmula para alcanzarla: rezad el rosario en familia todos los días de vuestra vida. La familia que reza el rosario todos los días tiene garantizada moralmente su salvación eterna, porque es moralmente imposible que la Santísima Virgen, la Reina de los cielos y tierra, que es también nuestra Reina y Madre dulcísima, deje de escuchar benignamente a una familia que la invoca todos los días, diciéndole cincuenta veces con fervor y confianza: “Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. Es moralmente imposible, señores, lo afirmo terminantemente en nombre de la teología católica. La Virgen no puede desamparar a esa familia. Ella se encargará de hacerles vivir cristianamente y de obtenerles la gracia de arrepentimiento si alguna vez tiene la desgracia de pecar. Es cierto que el que muere en pecado mortal se condena, aunque haya rezado muchas veces el rosario durante su vida. Eso, desde luego. El que muere en pecado mortal se condena, aunque haya rezado muchas veces el rosario. ¡Ah!, pero lo que es moralmente imposible es que el que reza muchas veces el rosario acabe muriendo en pecado mortal. La Virgen no lo permitirá. Si rezáis diariamente, y con fervor, el rosario, si invocáis con filial confianza a la Virgen María, Ella se encargará de que no muráis en pecado mortal. Dejaréis el pecado; os arrepentiréis, viviréis cristianamente y moriréis en gracia de Dios. El rosario bien rezado diariamente es una patente de eternidad, ¡un seguro del cielo! No os lo dice un dominico entusiasmado porque fue Santo Domingo de Guzmán el fundador del rosario. No es esto. Os lo digo en nombre de la teología católica, señores. ¡Rezad el rosario en familia todos los días de vuestra vida y os aseguro terminantemente, en nombre de la Virgen María, que lograréis reconstruir toda vuestra familia en el cielo! ¡Qué alegría tan grande al juntarnos otra vez para nunca más volvernos a separar!

Se dijo del Rosario....

"El Rosario es mi estandarte"
(Juliana Gomes dos Santos, maratonista brasileña que obtuvo la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto el 21 de julio de 2015) 

Logotipo identificatorio de la Guardia de Honor

La idea fuerza que se elige para el desarrollo de este logotipo es el de la advocación de la VIRGEN DEL ROSARIO DEL MILAGRO, y se toma como representación de la misma el rosario de dedo, conocido como Decenario, aro metálico con diez bolos y una cruz, con el que se puede seguir el rezo de un misterio.
El mismo circunscribe  el Emblema de la Orden de Predicadores, con la cruz flordelisada de color blanco y negro sobre un campo de lo mismo, colores alusivos al hábito de los dominicos.

Falsas Apariciones Marianas


Por Flavia V. de Meneghini

Ponencia presentada  al  III Encuentro Mariano
Centro Apostólico Santo Domingo
Córdoba, 7 de noviembre de 2014

Partiremos del presupuesto de que la Virgen se aparece. La Iglesia reconoce oficialmente la posibilidad de que la Madre de Dios, los santos, los ángeles y el propio Jesucristo puedan comunicarse con los seres humanos de diversas maneras, entre ellas, manifestarse de una forma que el vidente la percibe como física. El propósito de estas manifestaciones, que llamamos apariciones no es hacer una nueva revelación, sino ayudarnos a profundizar la fe, a reavivarla. Así, la revelación, que se clausura con la muerte del último apóstol, no es algo muerto, sino vital. Pero los mensajes de las apariciones celestiales nada  añaden a ella. En su carta a los Gálatas dice San Pablo: si nosotros o un ángel del cielo  predicaran un Evangelio diferente, sea anatema. (Cf. Gal 1,8)

De esto sacaremos una conclusión lógica, que por otra parte la Iglesia enseña: ninguna aparición es indispensable para la fe. Por tanto no es obligatorio creer en ellas, creer que efectivamente se ha aparecido a alguien en uno u otro lugar. Sin embargo, en lo que respecta a apariciones aprobadas, como Fátima o Lourdes, es temerario no dar crédito a la declaración oficial de  autenticidad.
En resumen: no es obligatorio creer, y tampoco está prohibido  creer en aquellas manifestaciones que se produzcan, y que estén o no sometidas a estudio. Y somos libres para creer que efectivamente la Virgen se apareció sin que por ello deba exigirse una certificación oficial de autenticidad
Ahora bien, debemos ser prudentes para evitar engaños, y el magisterio nos da pistas para discernir con seguridad.

En primer lugar, debemos examinarnos a nosotros mismos para resolver si lo que buscamos en la adhesión a tal o cual supuesta aparición, es la edificación de nuestra vida espiritual, o simplemente satisfacer la curiosidad, el afán de novedades y de espectacularidad, el gusto por la cosa oscura, rara, esotérica, sensacional.
A continuación echaremos mano de la documentación proporcionada por la CDF, que es el organismo que tiene competencia para examinar todo aquello referido a este tema que nos ocupa.  En 1978 la CDF emitió unas normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones. El Papa Paulo VI, recientemente declarado Beato, aprobó estas normas. Pero no fueron publicadas oficialmente, pues estaban dirigidas a los obispos.
Luego del Sínodo sobre la Palabra de Dios, el Papa Benedicto XVI  encontró necesario publicar las normas, saliendo al cruce de las traducciones no oficiales que siempre circularon. Y las hace publicar en diciembre de 2011 porque, como él mismo lo afirma en la “Exhortación Post Sinodal Verbum Domini, sobre la Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia”( setiembre  2010): es preciso “ayudar a los fieles a distinguir la Palabra de Dios de las revelaciones privadas”.
Es  recomendable la lectura de este documento, muy completo, a pesar de su brevedad. Resumiremos sus indicaciones, las cuales, si bien como dijimos estaban dirigidas a los obispos, también debemos seguir todos los fieles: Estas indicaciones no son taxativas, sino que deben considerarse indicativa y acumulativamente, o sea que deben apreciarse globalmente, en conjunto.

Las partes II a IV del documento se refieren al modo de conducirse de esa autoridad competente, las prácticas canónicas, lo que le incumbe al Ordinario, a la Conferencia Episcopal, a la CDF, etc. por tanto no es de nuestro interés en este momento. Pero toda la primera parte sí son indicaciones útiles y necesarias para los laicos:
1. Constatar la realidad del pretendido hecho prodigioso y sus circunstancias. Si efectivamente ocurrió algo que merezca ser objeto de investigación.
2. Investigar las cualidades personales del vidente (equilibrio síquico, honestidad, rectitud de vida, sinceridad, docilidad hacia la autoridad eclesiástica, etc.). Esta regla podría tener  una objeción: todos somos pecadores, por tanto, nadie es más digno que otro en ser elegido portador de un mensaje celeste.  La virgen puede escoger a un gran pecador como portador de su mensaje. Pero si como consecuencia de la aparición aquel no experimenta un cambio radical y permanente, el mensaje no será creíble. Lo que hace a ésta una regla de oro.
3. Comprobar los frutos espirituales de la supuesta visión: conversiones, testimonios de caridad, espíritu de oración. Y también sosiego espiritual y síquico. Aquellas visiones y revelaciones que  provocan inquietud, agitación del espíritu, deseo exacerbado de experimentar visiones y de hablar constantemente de ello no han de considerarse como verdaderas.
4. Constatar si en los supuestos mensajes hay errores doctrinales, discrepancias con la Escritura, el catecismo, la tradición o el magisterio. Y en caso de notarse un error, comprobar si se trata de un error humano involuntario del vidente, si es un añadido intencional, etc.
5. Observar la finalidad de la aparición. Un mensajero celestial no puede manifestarse porque sí, para nada; se supone que trae un mensaje, cualesquiera éste sea, y por tanto el mensaje debe ser creíble, inteligible,  debe decir algo, si bien no será una nueva “revelación”
6. Tener en cuenta si hay afán de lucro vinculado al hecho.
7. Constatar si hay histerias colectivas o sicosis en los seguidores
8. Someterse a la autoridad competente, que es la autoridad eclesiástica.

Tomando como referencia estos criterios de discernimiento, podemos clasificar las apariciones en las siguientes categorías:


Aprobadas:
Constituyen una minoría de las apariciones reportadas. Ya  decía San Alfonso María de Ligorio que la mayor parte de las visiones particulares son falsas. Solo la iglesia a través de sus pastores tiene la autoridad de declarar aprobada una aparición. Esta aprobación puede tener varios grados:
o   una declaración favorable, admitiendo que podría ser de origen sobrenatural.
o   Permiso para la celebración pública, difusión de imágenes, estampas, etc.
o   Reconocimiento litúrgico: es el máximo grado de aprobación, con la inclusión en el calendario litúrgico. Son por ejemplo La Salette (1842), Medalla Milagrosa, (1830) Fátima,(1916) Lourdes (1858), Baeauring (Bélgica, 1932), La Vang  (Vietnam,  1798), Laus, Francia (ocurrida en el siglo XVII y aprobada en el XXI),

Dudosas
todas las apariciones alguna vez lo fueron, antes de ser declaradas auténticas.

Falsas
no reales, no auténticas. A menudo el vidente no tiene mala fe, pero se auto engaña, ya sea por enfermedad, problemas mentales, tentación y sugestión del demonio, etc.

Fraudulentas
es decir, son deliberadamente fingidas. 

De estas tres últimas clasificaciones, las presuntamente dudosas, falsas y fraudulentas, mencionaremos 4  ejemplos.


Nuestra Señora de todos los pueblos

Ida Peerdeman, holandesa, residente en Amsterdam, dice tener visiones de la Virgen María desde desde 1945 a 1959.  La Stma. Virgen se le habría presentado bajo el  título de  Madre de Todos los Pueblos. Durante las visiones, la Virgen describe a la vidente el significado de  la visión, de la  imagen bajo la cual se aparece: de pie sobre el globo terrestre delante de la Cruz. Alrededor de Ella está reunido el rebaño de Cristo, iluminado por tres rayos, la Gracia, la Redención y la Paz, provenientes de sus manos. 



La Virgen le habría dicho que difundiera esa imagen que representa el Dogma de María Corredentora, el cual debe ser formulado y será el último dogma mariano. Cuando esto ocurra, la Virgen proporcionará la verdadera paz al mundo-salvándolo de una gran catástrofe mundial- y el verdadero espíritu de Dios vendrá. Asimismo le dicta una oración que debe ser difundida, junto con la imagen: 

Señor Jesucristo
Hijo del Padre
manda ahora tu Espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo
habite en el corazón de todos los pueblos
para que sean preservados de la corrupción ,
de las calamidades y de la guerra.
Que la Señora de todos los Pueblos,
que un día era María,
sea nuestra Abogada.
Amén.



Haciendo una rápida lectura, estas apariciones y mensajes son sospechosos. Veamos, por ejemplo, la siguiente  “profecía de la Virgen”: “El actual Santo Padre, el Papa Pío XII, será llevado con los nuestros a inicios de octubre de este año”. La Sma. Virgen le habría pedido a la vidente que no hablara con nadie de este mensaje. Cuando muere Pío XII,  Ida fue ese mismo día a ver a su asesor  espiritual y le mostró la copia del mensaje. 
¡Cualquiera adivina el futuro después que se cumple!

Quienes interpretan las supuestas visiones, dicen que la vidente profetizó la llegada del hombre a la luna, el Concilio Vaticano II y  la destrucción del muro del Berlín.


El  obispo de Amsterdam no consideró las revelaciones como de origen sobrenatural, y prohibió la veneración  pública y la difusión de los mensajes. En el año 72, a pedido del obispo por la propagación- tal vez a su pesar- de esta devoción,  la CDF firma una notificación ratificando las disposiciones anteriores y exhortando a venerar a la Virgen de las maneras oficialmente reconocidas. En los últimos años se ha permitido la veneración de la advocación, probablemente por imperio de la adhesión no diremos masiva, pero sí importante, de buena parte de los devotos.

Considerada una revelación privada susceptible de ser creída o no según la libre opinión de cada uno, los mensajes definitivamente no se consideran de origen sobrenatural, pues en ellos aparecen graves inconsistencias y errores teológicos y doctrinales. De hecho la frase “que un día era María”, planteó serias controversias y la CDF pidió que se suprimiera, lo que no fue aceptado con agrado por la vidente sobre la base de que si la Virgen así lo había dictado,  había que obedecerla. Con lo que surge otra dificultad: o la virgen cometió un error al dictar una frase controversial; o la Virgen quiere que se desobedezca la autoridad del magisterio que la suprime.

La decisión magisterial hasta la fecha es contundente y aquí cabe una vez más,  el adagio: Roma locuta, causa finita.



Nuestra Señora de las Rosas

La imagen que estaba frente a la iglesia de S.Belarmino
fue retirada en 1973 por la autoridad eclesiástica

Apariciones y locuciones recibidas por Verónica Lueken en Bayside, Nueva York: Los mensajes fueron condenados, en 1985, por Monseñor Mugavero, Obispo de Brooklin.

El 6 de agosto de 1968, Verónica Lueken, un ama de casa con cinco hijos y salud quebrantada, dijo haber recibido el primer mensaje de Nuestra Señora a la entrada de la Iglesia de San Roberto Bellarmino en Bayside (Brooklyn, N.Y.) Los mensajes de la Virgen y de otros seres celestiales se habrían prolongado hasta 1995, año en el que la vidente falleció. Desde el primer día y sin pausa fue surgiendo una corriente de espiritualidad mariana conocida como Movimiento Nuestra Señora de las Rosas, Socorro de las Madres, o profecías de Bayside.

En noviembre de 1986, el entonces Obispo de Brooklyn Mons. John Mugavero, luego de una prolija investigación hizo pública una declaración en la que denuncia la falta de autenticidad de las apariciones, la confusión que crea el material difundido y las doctrinas  que enseñan, contrarias a la Fe, por lo que ordena a los fieles abstenerse de participar en ese movimiento que ha tomado el nombre de Apostolado mundial de San Miguel, u Orden de San Miguel.

Qué enseña la visión de Bayside? : Que el papa reinante (a la sazón, Paulo VI) es ilegítimo, un impostor, que el Concilio Vaticano II es herético, que el Nuevo Rito de la Misa no es válido, que el Espíritu de Santa Teresita del Niño Jesús  habitó a la vidente durante tres días, para comunicarle mensajes por medio de escritura automática, todo en un marco de profecías apocalípticas que nunca se cumplieron y con un lenguaje y estilo “tradicionalista” -oponiéndose al aborto, a la comunión en la mano, al comunismo ateo, a la masonería, y pidiendo la Consagración de Rusia.

A pesar de la prohibición del obispo, los mensajes siguen difundiéndose en comunidades parroquiales en todo el mundo gracias a la  prensa que se apoya, como es evidente, en un total desconocimiento de las disposiciones de la autoridad eclesiástica.


La Virgen de Cleveland

Según Maureen Sweeney-Kyle, desde 1985 la Santísima Virgen se le ha aparecido en Cleveland, Ohio, casi a diario para encomendarle la  misión de difundir mensajes a toda la humanidad.


La diócesis de Cleveland realizó un exhaustivo estudio de esta agrupación, y concluyó que era una secta, y peligrosa, por lo que la participación de las personas en ella es perjudicial y preocupante.

Sus seguidores han erigido el "santuario" de Maranathá, en el lugar de las supuestas apariciones.

En el santuario hay un lago formado por lágrimas de la Virgen, que los peregrinos pueden embotellar para llevar a su casa.
Un segundo lago donde los visitantes, si lo piden, pueden recibir un segundo ángel de la Guarda.
Un relicario de cristal que en su interior contiene  un cabello de la Virgen entregado personalmente por ella a la supuesta vidente.
Una tienda donde se expenden camisetas, chamarras, gorras, medallas, rosarios, estampas y videos alusivos a la Virgen que se aparece. Esta luce en las estampas como una joven bonita en actitud de bendecir, con túnica blanca, manto azul intenso y cinturón del mismo color, flotando sobre un cielo de nubes.  En el centro de su pecho, un corazón flamígero coronado.



Esta agrupación trabaja bajo diversos nombres: Ministerios del Amor Santo, Cofraternidad de los Corazones Unidos de Jesús y María, Misioneros Sirvientes del Amor Santo, Promotores de las apariciones de la Virgen de Cleveland.

Una de sus campañas es la difusión del llamado Rosario del no nacido. Según Sweeney-Kyle, la Virgen le mostró un rosario cuyas cuentas eran de gotas de sangre y gotas de lágrimas y le aseguró que rezando ese rosario, se evitaría el aborto de tantos niños como avemarías se recen, con un plus: la promesa de reducir el castigo merecido por ese crimen. 
Ese rosario se fabrica en acrílico y se vende en el santuario y por internet, y ha recorrido el mundo. En algunas cuentas se puede observar un diminuto embrión humano. 


Esta campaña confunde a la gente sencilla: ¿cómo creer que alguien que reza contra el aborto, pueda ser falaz, malintencionado? Así se ganan la confianza de la gente buena.


Los mensajes no concuerdan con lo que dice la Sagrada Escritura, e incluso llega a contradecirla .Por otra parte, los dirigentes de este movimiento trasuntan un odio indisimulable contra su obispo, odio que trasladan a sus seguidores.
Actúan al margen  de la autoridad de los pastores y obispos;  se adhieren tramposamente a diversos movimientos o grupos aprobados y reconocidos por la Iglesia Católica , y hacen uso de devociones y símbolos católicos para convencer  a la gente de que se trata de un ministerio católico.

Uno de sus engaños es la difusión de unas fotografías de Maureen Sweeney-Kyle con Juan Pablo II, en agosto de 1999, para dar la impresión de que están en comunión con el papa. Todo  lo cual les ha permitido proliferar en varias partes del mundo. Hasta en África tienen una fundación. Y en México constituyen un serio problema, por lo que la CEM debió ratificar lo dispuesto por la CDF, en un documento del 29 de abril de 2009, que firma  su entonces  Prefecto el Card. Levada: se desaprueba la participación de fieles y sacerdotes en actividades de dicho grupo.



Luz de María

Se dice que Luz de María Bonilla es Latina (aunque no se sabe con certeza de qué país), casada con hijos. Nadie la habría visto; no se conocen fotografías de ella. Sólo hay una transmisión radial, aparentemente grabada por vía telefónica, que se puede escuchar en you tube. Con lo que no puede saberse si existe una persona con ese nombre o es un montaje mediático. Dice tener mensajes de Jesús, María y los Arcángeles y que ellos aún no le autorizan a revelar su identidad. Afirma que Jesús se ha comunicado con otros mundos y otros planetas para transmitir sus mensajes. 

Lenguaje new age:
"expandiré la mente",
"el hombre de esta Era",
"renovar la mente",
"entrar en la conciencia, tomar conciencia, sacudir la conciencia, expandir la conciencia",
"no vivir en la estrechez de la mente humana",
"expandir el conocimiento",
"les bendigo en el ser".

Las oraciones “dictadas” por Jesús y María no resultan creíbles: extensas, alambicadas, reiterativas, con expresiones poco felices, lo que es extraño proviniendo de tan excelsos escritores. Por ejemplo, contienen expresiones tales como:
"el hombre continuará azotando a sus semejantes en el crisol"

Además tiene errores doctrinales:
"El anticristo está en Bélgica actualmente"


Son:
Ininteligibles:
"ustedes (lo que creen en este mensaje) mantienen la equidad entre el cielo y la tierra"
"la naturaleza se ha fusionado con la Voluntad de la Trinidad Sacrosanta".

sentimentales:
"Sientan las celebraciones litúrgicas en el corazón, en la carne, en el ser".
"transpiren amor hacia todos sus hermanos"

rebuscadas:
mensajes con sentencias  que parecen proverbios de Confucio:
"No busquen en el tiempo lo que está escrito por el hombre".

… o haikus:
"El tiempo no es tiempo y el instante ha dejado de ser instante"

mensajes de higiene ecológica:
"Les invito, hijos, a acudir a la sanidad del cuerpo mediante lo que la naturaleza les brinda para el bien del cuerpo, y ante la enfermedad actual: el uso de la artemisia annua".


Largos párrafos innecesarios y confusos:
"Hijos, cada uno, debe caminar con la conciencia de las constantes bendiciones que reciben de la Casa Paterna, conscientes de la Divina Misericordia, que sin cesar está en constante vuelo del Cielo a la tierra, para que todos los hombres tengan la gran bendición de mantener a su alcance, todos los auxilios que necesitan para vencer las pruebas y embates de cada día, con salud espiritual".

Extrapolación de frases bíblicas:
"En donde se reúnan a orar e invocar mi asistencia, ahí yo me hago presente"


Utilización de demasiadas figuras retóricas: (mecanismos del lenguaje para obtener un efecto estilístico)

quiasmos: (contraponer dos párrafos expresados con las mismas palabras en  orden invertido o con palabras opuestas  para que contrasten sus significados)
"Así camina el pueblo de mi Hijo: Sedientos, pero refrescados;  cansados, mas no abatidos".


Similicadencia (emplear palabras con el mismo accidente gramatical para producir un efecto rítmico).
"Oren amados Míos, por Japón, sufrirá.
Oren amados Míos, por Chile, lamentará.
Oren amados Míos, por Grecia, padecerá."

Anáforas (repetición de una o varias palabras al comienzo de varias frases)
"Purificación nunca antes vivida por el hombre, purificación que cargó Mi Hijo en Su Cruz de Amor.
Purificación que ya vive la humanidad.
Purificación que es puñal que atraviesa Mi Corazón Materno.
Purificación que será lamento del cuerpo y del alma.
Purificación en la que prevalecerá la oscuridad espiritual, oscuridad acarreada por la conciencia que será daga que atormentará sin cesar al hombre en toda su dimensión.
Purificación de cuerpo y de alma, purificación de los sentidos, purificación a la que se unirá el sol y la luna".

Y Epíforas (repetición de una palabra o expresión al final del párrafo)

"Mi fuerza y mi amor permanecen en mi pueblo.
La protección permanece sobre mi pueblo.
Mi casa toda permanece sobre mi pueblo."

"Avemaría purísima sin pecado concebida
Avemaría purísima sin pecado concebida
Avemaría purísima sin pecado concebida"

Concatenación (Repetición en serie que pone de relieve la continuidad; la última palabra de una frase es la primera en la siguiente). 
"El pecado se esparce como el viento aun sin que el viento exista; se esparce como el polvo, aunque no hubiera polvo".


Tal despliegue de pirotecnia verbal no es espontánea, es deliberada y no se acierta a ver por qué Nuestra Señora debería echar mano de recursos literarios para transmitir un mensaje. Recordemos que siempre la virgen habló sencillamente en la lengua del vidente: patois con Bernardita, Portugués con Lucía, náuatl con Juan Diego. No resulta creíble que  la Virgen  necesite dar énfasis al discurso con rebuscamiento estilístico.


CONCLUSIÓN

En estos grupos que hemos analizado hoy, y en muchos otros, aparecen elementos comunes:

o   Una impronta tradicional, más o menos fundamentalista: exigen que se comulgue en la boca y no en la mano, que sea abolido el  nuevo rito de la misa, que se recupere el latín y el canto gregoriano, que se declare la sede vacante y se nombre un nuevo papa, etc.

o   Una impronta pro vida: no al aborto, no a la manipulación genética, no a la polución ambiental, no al matrimonio homosexual, todo lo cual, de suyo no sólo no es malo, sino muy bueno, pero estas declaraciones  no autentican el mensaje.

o   Una impronta fatimista: el papa no habría revelado íntegro el tercer secreto de Fátima y exigen su publicación. Por ignoracia o por mala fe, desconocen o rechazan el documento de la CDF sobre Fátima, publicado en vida de Juan Pablo II. Como dato ilustrativo debemos decir que el prefecto de a CDF en esos días era Ratzinger. No hay duda de la seriedad de ese documento, por lo que no puede decirse alegremente que los obispos han mentido, han ocultado, han falseado, han tergiversado el mensaje de Lucía.

o   Una impronta apocalíptica de corte milenarista: Una catástrofe se avecina, el aniquilamiento mundial es inminente. La Virgen anuncia un signo para interpretar el llamado aviso, que es un cataclismo tan brutal que no habrá nadie que no quiera convertirse. Sobrevienen tres días de oscuridad y sólo los cirios benditos de algunas personas en gracia de Dios podrán encenderse. Antes de la gran tribulación, sucederá el rapto, esto es, un cierto número de justos no tendrán una muerte natural, sino que serán raptados, arrebatados corporalmente por NSJ. Luego de la expiación, viene Cristo a reinar a la tierra por un milenio, al cabo del cual tiene lugar una tercera venida de Jesús para el juicio final. Con ligeras variantes, este sería el relato de los últimos tiempos.


El milenarismo, en todas sus expresiones, ha sido condenado por la Iglesia. En los puntos 676 y 677 el Catecismo dice que el milenarismo es un mesianismo secularizado, ya que falsea el misterio de la redención en el horizonte de una realización del Reino intramundana: para el milenarismo Jesucristo en persona es el rey, el presidente, el primer ministro, el ministro de economía durante mil años. Ya no falta esperar nada más: estamos en el Paraíso. Esto es falso porque el triunfo de la Iglesia, el Reino, nunca será histórico, es metahistórico.

Los videntes de las apariciones que hemos mencionado adhieren al milenarismo, y por tanto, desobedecen el magisterio, enseñan una doctrina errónea.


Para concluir. ¿Qué nos mueve a ahondar en estos temas?
El Apóstol San Pedro decía en una de sus cartas que tenemos que estar siempre dispuestos a dar razón de nuestra fe, y ésto es un imperativo en los tiempos actuales de relativismo y analfabetismo religioso. No podemos renunciar a trasmitir la verdad, íntegra, la doctrina completa, sin errores que la empañen y desdibujen.
En una frase de un reciente discurso a alumnos de la Universidad Urbaniana, nos dice el papa emérito, Benedicto XVI con la precisión a que nos tiene acostumbrados: La verdad exige ser comunicada.  Renunciar a la verdad es letal para la fe.