La Rosa Mística de Centeno



Comunicado del Sr. arzobispo de Santa Fe

sobre las apariciones de la Virgen María en la localidad de Centeno



La devoción católica a la Santísima Virgen María tiene su centro en Jesucristo, el único mediador entre Dios y los hombres. Ella nos orienta hacia él y nos sigue diciendo: “Hagan todo lo que él les diga” (Jn. 2, 5). El mismo Cristo nos la dejó como madre junto a la cruz (Jn. 19,16-27). Acercarnos a la Virgen es, por lo mismo, renovar nuestra fe en Dios y nuestro encuentro con su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para vivir de su Palabra y de los Sacramentos que nos has dejado en la Iglesia.

A lo largo de los siglos el pueblo cristiano, en comunión con la Iglesia y sus pastores, ha reconocido su presencia maternal. En momentos especiales han sucedido “apariciones” o signos de su presencia, para alentar y sostener el caminar de sus hijos en el seguimiento de Jesucristo. Cristo ha encargado a su Iglesia, fundada sobre los Apóstoles y asistida por la promesa del Espíritu Santo, la tarea de discernir todo aquello que se refiera a su Revelación y a cuidar la auténtica fe del Pueblo de Dios. Este discernimiento tiene grados y etapas que permiten llegar a una certeza sobre la veracidad de los hechos.

Hace un tiempo se ha dado en la localidad de Centeno (Departamento de San Jerónimo), un hecho que se presentó como una aparición de María Rosa Mística, junto a mensajes trasmitidos a través de una mujer del lugar. Como Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y en ejercicio de la responsabilidad que me corresponde, constituí, el pasado 4 de octubre, una Comisión pericial para analizar el caso. Finalizada su tarea la Comisión presentó el informe que he analizado y asumido, y que expresa lo siguiente:

1 – No hay indicios que aseguren una verdadera aparición sobrenatural de la Santísima Virgen María.

2 – Del estudio de los mensajes se pueden notar, junto a frases y deseos comunes sobre la vida cristiana, afirmaciones no conformes al espíritu del Evangelio y al modo de expresarse la Santísima Virgen en la tradición de la Iglesia.

3 – Se lamenta, además, la poca docilidad de la presunta vidente a las indicaciones y tiempos de la Iglesia, como el llamativo apresuramiento para obtener una rápida aprobación.

Por lo tanto:

La Iglesia declara que no aprueba dichas “apariciones”, ni avala los supuestos mensajes de la Virgen.

No corresponde la práctica de bendiciones de personas por parte de la presunta vidente.

Valoramos el rezo del Santo Rosario, siempre que se haga con verdadero espíritu católico y con la debida referencia a Jesucristo y la Iglesia.

Aconsejamos a los fieles, cercanos a la Semana Santa, recurrir a los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, que para darnos la verdadera salud espiritual y alcanzar la plenitud de la Vida nos ha comunicado Jesucristo.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz
Santa Fe de la Vera Cruz, 14 de Abril de 2011.