Resurrección



por Luisa del Milagro Agüero


En tan sólo un instante
en sagrado secreto
como si el mundo creara
sin testigos, de nuevo,
el “hágase” fecundo
vivificó su cuerpo
y mil rayos de gloria
irradió resurrecto.

La tierra que acogiera
cual madre su destierro
abrió su vientre enorme
sacudiendo su trueno
y dio a luz, obediente
al Rey del orbe entero
que de muerte a la vida
cambió el destino nuestro.

Aquel beso del Padre
que a su Hijo ha devuelto
ha sellado la Alianza
y a la muerte depuesto:
el último enemigo
-según designio eterno-
que vencerá el Espíritu
cuando resucitemos.

¡Gloria a Dios que ha vencido
a la muerte en el Hijo!
¡Gloria a Dios en el Hijo
que ha vencido la muerte!
¡Gloria a Dios que la Vida
nos ha dado en su Espíritu!



Córdoba, 18 de marzo, 2010

No hay comentarios: