La Primogénita de toda creatura

Bradi Barth: La Creación de Eva
(Fragmento de "Mariología Poética Española",
de Laurentino Mª Herrán)

El Verbo, predestinado a hacerse hombre desde el principio sin principio, por esa misma predestinación está desde ese "entonces", vinculado a la mujer gracias a la cual se haría hombre. Hijo y Madre son términos correlativos y que están en la base de ese intercambio denominativo por el cual llamamos a María Primogénita de toda creatura, sin que ello oscurezca para nada la absoluta primogenitura del Verbo, que existía en el principio, pero que ya desde entonces, en esa eterna idea divina, se había preparado el molde humano que le haría “Hijo del hombre”.

Lo expresa Lope en un Soneto a San Lucas pintor:

La Santa Virgen, que en la sacra idea
de Dios fue fabricada antes del cielo,
del Verbo en carne original modelo
que su estudio santísimo hermosea,
naciendo en la dichosa Galilea
fue cuadro celestial, en cuyo velo
de tela humana y de divino celo,
Dios los pinceles de su ciencia emplea.
Y Pemán:
Aún nos estaba en la mano
del Señor la plomada
que nivelara los cimientos, luego,
del mundo, y Tú ya eras
La alegría y la gracia
de sus ojos azules:
de sus ojos azules que clavados
en el azul eterno, sin aurora,
contemplaban tu ser predestinado
como perfume que pudiera verse.

O el P. Castelltort:
Perfil de la alegría
de Dios: Virgen María.
Nadie alentaba en la naturaleza
y Tú ya llenabas la Eternidad.

Estos poemas aluden al misterio de la Inmaculada Concepción y en ellos descubrimos una constante del pensamiento sobre María, según la cual la Virgen, ya en la eterna idea de Dios, era “modelo original del Verbo en carne”.

Con una imagen similar, un poeta anónimo había antes cantado de María:

Lilio de inmenso candor
do el pintor
esmeró assi su pinzel
que su mesmo Hazedor
conuencido de su olor
quiso ser vestido del.

Se insinúa pues, una anterioridad o procedencia de la Madre con respecto al Hijo, “por quien y para quien fueron creadas todas las cosas” (Col 1,16), lo cual se explica dentro del misterio de la redención preventiva con que Dios privilegiaba a la Madre del Redentor de toda la humanidad.

Pero, ¿no podemos entender que los poetas van más allá, descubriendo en ellos la idea de que, en el plan de Dios, María fue modelo o la causa final de todo lo que hay de hermoso y resplandeciente, creado a honra de su Madre?

Lo afirma expresamente Ramón Llull:

Lo mon ha un sol creador
qui-l ha creat par fer honor
a la puella, sa mayre.
(Uno solo es el creador del mundo,

quien lo creó
para hacer honor a la Doncella, su Madre)
La afirmación poética se corresponde a la teoría sostenida por teólogos, según la cual el Verbo, coronamiento de toda la creación, se habría encarnado aún en el supuesto de que no hubiera pecado que redimir. Y teniendo en cuenta esta íntima e indisoluble relación de Cristo y María, el honor del Hijo redunda en la Madre, por donde, intercambiando los sujetos, Cristo y su Madre son, salvando la distancia de Creador y criatura, “primogénitos de toda la creación”.

No hay comentarios: