Mes de María: Día 15

Singular favor de María a Beatriz
(de San Alfonso Mª de Ligorio: Las Glorias de María)

La piedad y compasión de María hacia el pecador bien se mostró en el caso de Beatriz, monja en el monasterio de Monte Eraldo, como lo refieren Cesáreo y el P. Rho.

Esta infeliz religiosa, vencida por el amor desordenado a un joven, decidió fugarse con él. Y, en efecto, un día, la desdichada, fue ante la imagen de María y allí depositó las llaves del monasterio, pues era la portera, y se fugó.


Marchando a un país lejano, vivió como mujer de la vida durante quince años. Sucedió que llegó por allí el proveedor del monasterio y ella, pensando que no la reconocería, le preguntó si conocía a sor Beatriz. Muy bien la conozco, le respondió: es una santa monja y ahora es una maestra de novicias. Ante esta noticia, ella quedó confusa y maravillada, no acertando a comprender qué había pasado. Y por cerciorarse, cambió de indumentaria y viajó al monasterio.


Hizo llamar a sor Beatriz, y he aquí que se le presenta delante la Santísima Virgen en la figura de aquella imagen ante la que había dejado el hábito y las llaves. Y la Madre de Dios le habló así: “Has de saber, Beatriz, que yo, para impedir tu deshonor, he tomado tu figura, y he hecho tus veces durante estos quince años en que has vivido alejada del monasterio y de Dios, haciendo tus oficios. Hija, vuelve, haz penitencia, que mi Hijo aún te espera; y procura con una santa vida, conservar el buen nombre que te he conquistado”. Dicho esto desapareció.


Beatriz entró en el monasterio, retomando el hábito de religiosa y, agradecida a tan gran misericordia de María vivió como una santa. Y en la hora de la muerte lo manifestó todo para gloria de esta gran Señora.

Oración a nuestra Abogada


Excelsa Madre de mi Señor, ya comprendo
que mis ingratitudes, durante tantos años
contigo y con Dios,
hacen que yo merezca, con razón,
que dejes tú de preocuparte de mí,
ya que el ingrato no merece beneficios.
Pero yo, sublime Señora,
tengo un gran concepto de tu bondad,
que es mucho mayor que mi ingratitud.

Prosigue, refugio de pecadores,
y no dejes de socorrer a uno que en ti confía.
Madre de misericordia, extiende tu mano,
y levanta a un caído que implora tu piedad.
María, o me defiendes tú,
o me dices a quién debo acudir
para que mejor que tú me defienda.
Mas ¿dónde podré encontrar abogada ante Dios
más compasiva y poderosa
que tú, que eres su Madre?

Tú, al ser elegida como Madre del Salvador,
has sido creada para salvar pecadores,
y a mí me has sido otorgada
para conseguirme la salvación.
María, salva al que a ti recurre.
Yo no merezco tu amor,
pero el deseo que tienes de salvar a los perdidos,
me hace tener confianza en que me amas.
Y si tú me quieres ¿cómo me voy a perder?

Amada Madre mía,
si me salvo por ti, como lo espero,
ya no seré jamás ingrato;
compensaré con alabanzas perpetuas,
y con todo el amor del alma mía,
mis ingratitudes pasadas
y el amor que siempre me has tenido.
En el cielo, donde reinas y reinarás por siempre,
feliz cantaré tu misericordia,
y besaré sin cesar esas manos amorosas
que tantas veces me libraron del infierno
cuantas yo lo merecí con mis pecados.

María, mi libertadora,
mi esperanza, mi Reina y mi Abogada,
Madre mía, yo te amo,
y te quiero amar
con todo el corazón y siempre.
Amén, amén. Así lo espero, así sea.

No hay comentarios: