El Rosario de botones








Éstas son las manos de Ingrid Betancourt, de las que permanentemente cuelga el Rosario de botones que ella misma hizo durante su cautiverio en la jungla. Aunque los medios de comunicación de todo el mundo insisten en esconder sus declaraciones y estas fotos, Ingrid Betancourt no pierde ocasión de reiterar -acaba de hacerlo en Lourdes- que lo que la mantuvo viva y con esperanza fue la fe, la oración, el rezo del santo Rosario. Se ha anunciado que será recibida en audiencia privada por Benedicto XVI el próximo otoño.
Fuente: Alfa & Omega

No hay comentarios: