Hallan dos mantos de la Virgen del Rosario de Antequera con más de tres siglos

Fuente: Diario SUR, España



El patrimonio textil de la Virgen del Rosario de Antequera ha aumentado este año tras el hallazgo de dos mantos realizados durante los siglos XVII y XVIII y confeccionados con brocados de los vestidos de ‘damitas’ y novias nobles en el deseo de ensalzar la imagen de la Virgen. El descubrimiento tuvo lugar cuando el hermano mayor de la Cofradía del Rosario, Pablo de Rojas, y la camarera, Francisca Gálvez, fueron al Museo Municipal de Antequera a recoger las joyas de la Virgen para la procesión. Junto a las joyas, en el sótano del museo, vieron un baúl con varios textiles aún sin inventariar y cuál fue su sorpresa al ver que allí se encontraban dos mantos doblados similares a los de la Virgen del Rosario. Al desplegarlos observaron que pertenecían al ajuar textil de la Virgen, pudiendo demostrarlo con los vestidos que tienen guardados y que pertenecen al Niño que porta la imagen de la Virgen en su brazo izquierdo.

Tras varios trámites, solicitaron formalmente su devolución demostrando que pertenecían al patrimonio de la Cofradía. La dirección del Museo entregó ambos mantos exigiéndoles un plan de conservación que pusieron en marcha con el consejo de Patrimonio y bajo la dirección de la experta en textiles Socorro Mantilla, quien fuera experta en restauración de textiles en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y actual comisaria de la exposición de mantos de la Virgen del Rosario en Antequera. Mantilla estudió los dos mantos, uno en color azul y oro que estaba en buen estado de conservación, por lo que solo se reparó el galón, y el segundo manto, en verde y plata que se encuentra en peor estado, con manchas de humedad, por lo que su proceso de restauración ahora es «inviable», aseguró Rojas.


Restauradoras de observan el manto de la Virgen del Rosario hallado en verde y plata. 

Las medidas de los mantos es de unos tres metros y Mantilla ha diseñado una estructura para el arcón donde deben guardarlo. También ha explicado a la directiva de la Cofradía las condiciones para su conservación.
Uno es un manto  de tafetán azul.  Los adornos van ejecutados con la técnica de brocado. Toda la pieza va rematada por un ancho galón de oro. Mide 295x320 centímetros. El otro es un manto de brocato con tejido de fondo azul verdoso. La decoración es floral y está bordeado por un ancho galón de plata con motivos vegetales de palmetas. Mide 238x290 cm.

Tras los dos mantos hallados, la Virgen del Rosario cuenta con 17 mantos. Según Milagros León, doctora en Historia de la Universidad de Málaga, son piezas únicas, excelentes por la riqueza de sus hilos y colorido, así como por su valor histórico y curiosa hechura. Son composiciones de telas, bordados y encajes datados entre los siglos XVIII y XIX. El origen de ellos no está en el interés de engalanar a la Virgen del Rosario, sino a mujeres de posición privilegiada dentro de la sociedad antequerana de aquella época. Su conversión en manto se hizo tras la donación de los vestidos por aquellas damas, de ahí la admiración al apreciar costuras y ensamblajes de trozos a fin de amoldar las piezas obtenidas de indumentarias de mujer al contorno de mantos de la imagen mariana del Rosario de casi metro y medio de altura, tallada por Juan Vázquez de Vega en 1587, con sede en la iglesia de Santo Domingo de Antequera.